Entradas con la etiqueta ‘coquimbana’

Viaje Abril – Día 8 Carrizal Bajo a Lonquén

Martes, 19 de abril de 2011

Desde Carrizal Bajo fuimos explorando las laderas del camino a Canto del Agua. Notamos que a más cerca de la costa abundan las Copiapoa dealbata y hacia el interior se encuentra mayor número de Copiapoa echinoides. Junto a ésta última, también encontramos otra que por ahora consideramos Copiapoa aff. megarhiza ssp. echinata JA990.


Entre estos cerros crecen muchas Thelocephalas y apesar de lo árido del paisaje actual, igual encontramos algunas poblaciones de Thelocephala aerocarpa Ritter (Ahora Eriosyce napina ssp. aerocarpa (Ritter) Kattermann). Como en todas las localidades, ésta también ha sido visitada por los guanacos (Lama guanicoe) los que escarban para comer la raíz napina de éstas plantas geófitas.

La mayor parte de éstas zonas corresponden al Parque Nacional Llanos de Challe y toda exploración es recomendable realizarla con mucho respeto por el medio ambiente.
Nuestro primer viaje por estos cerros fue el año 2006 y siempre hemos encontrado nuevas poblaciones; pero aún hay muchas zonas que son de díficil acceso y no han sido muy exploradas ni estudiadas.


Saliendo de Vallenar, al borde del camino, las Copiapoa coquimbana son las que vuelven a aparecer en el paisaje.
Pero en algunas planicies sólo encontramos unas pocas Miqueliopuntia miquelii que logran sobrevivir la rudeza de la zona sur del Desierto de Atacama.
En la cima de unas laderas encontramos Eriosyce eriosyzoides sobreviviendo entre las rocas y también muchas Efedra sp. y otras plantas xerófitas muy bonitas, que abundan gracias a que no hay  ganado caprino (que se come todas estas plantas y arbustos).

Después de una corta detención en La Serena, manejamos directamente hasta Lonquén. Hogar dulce hogar.
LLegamos muy agotados; pero sanos y salvos. Lamentablemente “Horridoauto” sufrió las consecuencias de los repetidos golpes que sufrió en el ascenso a Cerro Perales (Taltal) y tuvo que irse a reparaciones.

Una vez de vuelta en casa, imediatamente nos tocó volver al trabajo y a preparar el invernadero para la temporada de frío que se avecina. Pero siempre muy contentos de las experiencias nuevas aprendidas y de las nuevas localidades y especies encontradas.

Invitamos a todos nuestros amigos a viajar recorriendo Chile estudiándolo, admirándolo y cuidando su flora y fauna, especialmente nuestros queridos cactus!

Spiniflores!

Viaje Abril – Día 2 Vallenar a Puerto Viejo

Miércoles, 13 de abril de 2011

Despertamos una fría mañana, sin mucha claridad donde estábamos y menos aún con la densa niebla “camanchaca” que envolvía nuestra carpa y todos los cerros alrededor.
Disfrutámos de un rico café caliente y comenzamos la exploración caminando hacia el Este del campamento hasta llegar a una altura en la que pudimos apreciar cómo la camanchaca se retiraba y dejába a la vista el árido desierto.


Más tarde hicimos 5 detenciones; pero la que más disfrutamos fue al Oeste de Vallenar donde por primera vez logramos ver las flores de Eriosyce (Neporteria) subgibbosa ssp. vallenarensis. Junto a esta planta también crece Maihueniopsis crassispina (actualmente enlistada como sinónimo de Maihueniopsis glomerata), algunos Eriosyce crispa y una abundante y variada población de Copiapoa coquimbana.

Eriosyce (Neporteria) subgibbosa ssp. vallenarensis habita en muy pocos lugares y cuando no tienen flores se hace díficil su identificación. La especie subgibbosa habita desde la Región del Biobio hasta la Región de Atacama abarcando más de 900 km de longitud de la costa y algo del interior de Chile.

Maihueniopsis crassispina - Cumulopuntia sphaerica

Llegando a Huasco, doblamos hacia el norte por la Ruta Costera, donde disfrutamos de nuevas exploraciones principalmente para ver Copiapoas.
En la población de Copiapoa echinoides JA961, a 41 metros de altitud, se aprecian 2 formas algo diferentes entre sí. Una es de espinas más largas y abundantes, que cubren su epidermis y la otra tiene espinas cortas, en menor cantidad y apegadas a las costillas, dejándo expuesta su epidermis, tomándo un tono cobrizo al ser bronceada por el Sol (tal vez por ese motivo también fue bautizada por Ritter como Copiapoa cuprea).

Copiapoa coquimbana

Copiapoa echinoides

Copiapoa echinoides - Miqueliopuntia miquelii

Segunda Etapa – Día 14 Vallenar a Vicuña

Miércoles, 17 de noviembre de 2010

Al Sur de Vallenar La Quebrada Choros permite que la niebla costera “camanchaca” penetre hacia el interior, dándole vida a toda esta área que tiene muchos cactus. Eriosyce heinrichiana crece bajo rocas, junto con Eriosyce simulans que es muy similar a Copiapoa coquimbana; (las que se pueden diferenciar sólo cuando estan en floración).
Otras formas de Copiapoa coquimbana JA782 son muy grandes, formando cojines o individuos solitarios, con cuerpos alargados y gruesos, posiblemente la var. domeykoensis publicada por Ritter o alejadas Copiapoa schulziana, recientemente publicada por Ingrid Shaub y Ricardo Keim.

En quebradas y valles paralelos crecen variadas formas de Eriosyce napina ssp. tenebrica, la “Thelocephala” más sureña. Plantas muy variadas, con diferentes formas dependiendo de la ubicación, algunas creciendo protegidas por rocas y otras en sustramos arenosos, donde pueden enterrárse en verano. Algunos autores han publicado más subespecies (Eriosyce napina ssp. riparia -ja40- y Eriosyce napina ssp. fankhauseri -JA75-) todas tienes cerdas rectas en su tubo floral, flores amarillentas a rojizas.

Llegamos a la gran ciudad de La Serena y nos dirigimos hacia la cordillera de Los Andes, por el valle del río Elqui, hasta el poblado de Vicuña.
Disfrutamos de un bello y colorido atardecer, con vista a las montañas, por donde se extienden más poblados y también muchos cultivos de uva, para Pisco, uno de los principales licores que se consumen en Chile.

Segunda Etapa – Día 04 Vallenar a Caldera

Domingo, 7 de noviembre de 2010

Al noreste de Vallenar fuimos en búsqueda de un taxón recientemente publicado y bautizado como Copiapoa coquimbana ssp. andina Ingrid Shaub & Ricardo Keim. Esta subespecie tiene la particularidad de ser una coquimbana que crece al norte del rio Huasco (donde normalmente vive Copiapoa echinoides) y también es la Copiapoa más oriental dentro del género. También crecen algunas Eriosyce eriosyzoides con afinidad a la forma transitensis, Cumulopuntias, Miqueliopuntias y Eulychnia acida.


Desde las altas montañas nos dirigimos hacia los áridos valles cercanos a Carrizal Bajo (en la costa). Por allí tuve la suerte de encontrar JA110 Eriosyce napina ssp. aerocarpa con frutos, éstos con cerdas marrones, rectas y muy aciculares.
Eriosyce napina ssp. challensis JA18 seguía en un estado muy deshidratado, como siempre, crecienco muy a ras del suelo.

JA51 Eriosyce napina ssp. aerocarpa (sinónino Thelocephala nuda) vive entre algunas semiesféricas Copiapoa dealbata que contrastan su epidermis blanquecina con el intenso amarillo de sus flores.
Ya frente al mar, continuamos por la Ruta Costera, deteniendonos para revisar el estado de algunas Eriosyce (Thelocephala) odieri JA133, las que presentaban botones de flor, pero en sus primeras estapas. Éstos botones carecen de cerdas rectas y comúnmente sólo tienen lanosidad blanquecina, raramente algunas cerdas; pero no rectas, si no recurvadas.

Finalmente llegamos a acomodarnos en Caldera, un tranquilo poblado, principalmente dedicado a la industria pesquera, por lo que disfrutamos de una rica cena con pescados y mariscos.
Mañana nos aventuraremos por el este de Copiapó, locaciones nuevas, esperamos sorpresas!