Entradas con la etiqueta ‘cumulopuntia’

Viaje Abril – Día 2 Vallenar a Puerto Viejo

Miércoles, 13 de abril de 2011

Despertamos una fría mañana, sin mucha claridad donde estábamos y menos aún con la densa niebla “camanchaca” que envolvía nuestra carpa y todos los cerros alrededor.
Disfrutámos de un rico café caliente y comenzamos la exploración caminando hacia el Este del campamento hasta llegar a una altura en la que pudimos apreciar cómo la camanchaca se retiraba y dejába a la vista el árido desierto.


Más tarde hicimos 5 detenciones; pero la que más disfrutamos fue al Oeste de Vallenar donde por primera vez logramos ver las flores de Eriosyce (Neporteria) subgibbosa ssp. vallenarensis. Junto a esta planta también crece Maihueniopsis crassispina (actualmente enlistada como sinónimo de Maihueniopsis glomerata), algunos Eriosyce crispa y una abundante y variada población de Copiapoa coquimbana.

Eriosyce (Neporteria) subgibbosa ssp. vallenarensis habita en muy pocos lugares y cuando no tienen flores se hace díficil su identificación. La especie subgibbosa habita desde la Región del Biobio hasta la Región de Atacama abarcando más de 900 km de longitud de la costa y algo del interior de Chile.

Maihueniopsis crassispina - Cumulopuntia sphaerica

Llegando a Huasco, doblamos hacia el norte por la Ruta Costera, donde disfrutamos de nuevas exploraciones principalmente para ver Copiapoas.
En la población de Copiapoa echinoides JA961, a 41 metros de altitud, se aprecian 2 formas algo diferentes entre sí. Una es de espinas más largas y abundantes, que cubren su epidermis y la otra tiene espinas cortas, en menor cantidad y apegadas a las costillas, dejándo expuesta su epidermis, tomándo un tono cobrizo al ser bronceada por el Sol (tal vez por ese motivo también fue bautizada por Ritter como Copiapoa cuprea).

Copiapoa coquimbana

Copiapoa echinoides

Copiapoa echinoides - Miqueliopuntia miquelii

Segunda Etapa – Día 05 Alrededores de Copiapó

Lunes, 8 de noviembre de 2010

Desde Caldera nos dirigimos hacia la mina San José, mundialmente conocida por haber atrapado a los mineros que lograron ser rescatados después de 72 días de encierro.
Pero nuestras principales intenciones son buscar cactus en hábitat y eso hicimos en la localidad JA694 Copiapoa megarhiza. Con fuertes espinas, cuerpos principalmente solitarios y algo alargados. Creciendo entre las rocas, al Este de Caldera, donde también abundan las Tillandsia landbechii, que forma cogines que cubren las laderas que están expuestas a la niebla.
Philippiamra sp. (Portulacaceae) es otra especie que crece abundantemente en las laderas, pero sólo por donde ha corrido algo de agua después de las lluvias invernales.




Luego cruzamos por la ciudad de Copiapó hasta unas montañas donde también logra penetrar la niebla costera, lo que permite la sobrevivencia de algunas Copiapoa humilis ssp. longispina JA234. En el año 2007 también visitamos esta localidad, hallando varios Eriosyce confinis en floración, mas en esta ocasión no logramos encontrar ningún individuo vivo.
En estas laderas crece también Eulychnia acida, que alcanza grandes tamaños, alcanzando los 5 metros de alto.  A ras de suelo, las Cumulopuntias y Alstroemerias florecen y contrastan su amarillo con el púrpura (con centro blanco) de las Calandrinia sp. JA697.


Antes de finalizar el día, nos fuimos a disfrutar de un bello atardecer desde el Morro Copiapó, donde también encontramos Eriosyce (Thelocephala) odieri JA191 y Copiapoa marginata JA192 con bellas flores. Las Eulychnia breviflora son más rastreras y fáciles de identificar por tener sus frutos cubiertos con lanosidad y pelos marron-amarillo brillantes.
Finalmente llegamos a Caldera y reposamos esperando con ansias las aventuras de mañana.