Entradas con la etiqueta ‘florencia’

Viaje Abril – Día 8 Carrizal Bajo a Lonquén

Martes, 19 de abril de 2011

Desde Carrizal Bajo fuimos explorando las laderas del camino a Canto del Agua. Notamos que a más cerca de la costa abundan las Copiapoa dealbata y hacia el interior se encuentra mayor número de Copiapoa echinoides. Junto a ésta última, también encontramos otra que por ahora consideramos Copiapoa aff. megarhiza ssp. echinata JA990.


Entre estos cerros crecen muchas Thelocephalas y apesar de lo árido del paisaje actual, igual encontramos algunas poblaciones de Thelocephala aerocarpa Ritter (Ahora Eriosyce napina ssp. aerocarpa (Ritter) Kattermann). Como en todas las localidades, ésta también ha sido visitada por los guanacos (Lama guanicoe) los que escarban para comer la raíz napina de éstas plantas geófitas.

La mayor parte de éstas zonas corresponden al Parque Nacional Llanos de Challe y toda exploración es recomendable realizarla con mucho respeto por el medio ambiente.
Nuestro primer viaje por estos cerros fue el año 2006 y siempre hemos encontrado nuevas poblaciones; pero aún hay muchas zonas que son de díficil acceso y no han sido muy exploradas ni estudiadas.


Saliendo de Vallenar, al borde del camino, las Copiapoa coquimbana son las que vuelven a aparecer en el paisaje.
Pero en algunas planicies sólo encontramos unas pocas Miqueliopuntia miquelii que logran sobrevivir la rudeza de la zona sur del Desierto de Atacama.
En la cima de unas laderas encontramos Eriosyce eriosyzoides sobreviviendo entre las rocas y también muchas Efedra sp. y otras plantas xerófitas muy bonitas, que abundan gracias a que no hay  ganado caprino (que se come todas estas plantas y arbustos).

Después de una corta detención en La Serena, manejamos directamente hasta Lonquén. Hogar dulce hogar.
LLegamos muy agotados; pero sanos y salvos. Lamentablemente “Horridoauto” sufrió las consecuencias de los repetidos golpes que sufrió en el ascenso a Cerro Perales (Taltal) y tuvo que irse a reparaciones.

Una vez de vuelta en casa, imediatamente nos tocó volver al trabajo y a preparar el invernadero para la temporada de frío que se avecina. Pero siempre muy contentos de las experiencias nuevas aprendidas y de las nuevas localidades y especies encontradas.

Invitamos a todos nuestros amigos a viajar recorriendo Chile estudiándolo, admirándolo y cuidando su flora y fauna, especialmente nuestros queridos cactus!

Spiniflores!

Viaje Abril – Día 7 Guanillos a Carrizal Bajo

Lunes, 18 de abril de 2011

Realmente muy pocas experiencias se comparan con amanecer entre cientos de Copiapoas en su propio hábitat.
Nuevamente desayunamos con mucha calma y silencio. Sólo disfruando del paisaje y admirando el lento retroceso de la niebla.
Primero visitamos las Copiapoa cinerea ssp. haseltoniana y luego nos fuimos hacia la costa, hasta llegar al valle de Guanillos.
A medida que nos dirigiamos hacia el Oeste, comenzamos a ver las primeras Copiaoa longistaminea.

En el Valle de Guanillos buscamos con mucha dedicación alguna flor o fruto de Copiapoa laui; pero sólo encontramos un par de flores secas de temporadas pasadas. Entre estas pequeñas plantas también habitan las Copiapoa angustiflora (taxa que posiblemente corresponda a Copiapoa esmeraldana) y Copiapoa grandiflora, pero Copiapoa laui es la que más nos llama la atención por ser la más pequeña de todo el género.
Crecen formando numerosos y densos grupos, con cuerpos aplanados, espinas finas y blancas con el tiempo, pero anaranjadas cuando jóvenes. Prefieren planicies con sustratos de graníticos, muy compactos y que tienen pésimo drenaje; por lo que la erosión que producen las escazas lluvias crea grietas y arrastran sustrato que termina cubriendo las plantas del fondo del valle. Después de estos eventos algunos cactus mueren; pero también las semillas de otros tienen la oportunidad de germinar en nuevos lugares.

Continuamos recorriendo cerros a lo largo del Valle de Guanillos y fuimos encontrando un mayor número de Copiapoa longistaminea, la que generalmente forma cojines densos, con muchas cabezas cubiertas de cera grisácea.
Éste valle tiene sustratos muy duros y compactados y sólo ellas logran sobrevivir en ésas extremas condiciones.



Luego de continuar hacia el sur de Chañaral, ya casi en Caldera, nos detuvimos a fotografiar las Copiapoa calderana que crecen frente al mar, junto a la Ruta 5. También en la costa se encuentran las rocas de Granito Orbicular, únicas en Chile.
LLegamos a Caldera y aprovechamos de cenar y llenar de combustible. Luego hicimos otra escala en Bahía Inglesa, donde disfrutamos de un descanzo en la tranquilidad de la plaza… para luego conducir toda la noche por la Ruta Costera, nuestra ruta favorita!


Viaje Abril – Día 6 Taltal a Guanillos (Retorno)

Domingo, 17 de abril de 2011

Arduo día para “Horridoauto” ya que decidimos ir a Cerro Perales siguiendo el camino que lleva a la antena que hay en la cima (1.100 metros); pero sólo pudimos llegar hasta los 500 metros de altitud y desde allí comenzar la caminata.
Durante el asceso fuimos notando las diferentes formas que crecen a medida que se gana altura. Primero Copiapoa cinerea ssp. cinerea, desde la base hasta los 700 metros domina el ambiente formándo grandes cojines que tienen una fuerte espinación, especialmente en las laderas que enfrentan el constante viento que proviene desde el oceáno Pacífico.
También crecen Eulychnia taltalensis, Echinopsis (Trichocereus) deserticola y Eriosyce taltalensis.

Entre los 700 y 800 metros se pueden encontrar los primeros individuos que tienen una lanosidad apical de color naranjo, las que corresponden a Copiapoa cinerea ssp. haseltoniana. A mayor altura casi la totalidad de las plantas son ssp. haseltoniana; algunas de las cuales tienen extremadas diferencias: unas casi sin espinas y otras con espinas oscuras muy fuertes, las que antiguamente Ritter llamó Copiapoa tenebrosa.

Finalmente la caminata se volvió muy extrema y ya comenzaba a oscurecer, por lo que no llegamos a la cima. De todas formas disfrutamos de un rico momento recargando energías para comenzar el descenso. Al retornar, golpeamos muy fuerte el fondo de “Horridoauto” y comenzó un ruido algo extraño en la tracción… Lo que nos hizo despedimos de Taltal y decidir retornar hacia el Sur, conduciendo hasta llegar a una despejada zona del Desierto de Atacama, al sur de Cifuncho. Luego terminamos en las cercanias de Guanillos, acampando y disfrutando de una silenciosa noche, siempre rodeados de Copiapoas y bajo una maravillosa Luna llena.

Viaje Abril – Día 5 Taltal

Sábado, 16 de abril de 2011

Un día dedicado por completo a las Copiapoas, especialmente a todas las formas y subespecies de Copiapoa cinerea que crecen en los alrededores de Taltal, al sur de la Región de Atacama.
Esta localidad costera es muy tranquila en esta época del año, por lo que decidimos acampar en la playa, donde disfrutamos de unas quietas noches.
La mañana la dedicamos a Copiapoa cinerea ssp. cinerea y nuevamente comprobamos que varias de sus poblaciónes que están amenazadas por el avance de los basurales clandestinos y también la extración de material (arena y piedras).
Estas zonas son dominadas completamente por esta especie. Sólo crecen unas pocas Eulychnia taltalensis y muchos menos Eriosyce occulta.
Lamentablemente no encontramos muchos frutos; sólo algunas semillas repartidas en los ápices de las plantas. También habían muchas plantas con flores a punto de abrir, lo que extrañamente parecía una segunda temporada de floración.

Hacia la costa de Taltal hay unas poblaciones que tienen las espinas de color blanco a amarillento, éstas fueron llamadas Copiapoa albispina; pero no es un nombre aceptado actualmente y corresponden a una forma de Copiapoa cinerea ssp. haseltoniana. Algunos individuos tienen una especie de alga que se posa y crece sobre las espinas, formando pequeñas manchas oscuras, que en aveces las debilitan y trizan.



Continuando hacia el norte de Taltal y siempre en la angosta franja costera, Copiapoa cinerea ssp. haseltoniana toma una forma muy grande que también fue bautizada como Copiapoa gigantea. Ésta zona es mucho más empinada, por lo que aprovechamos para tomar un pequeño descanzo y reposar junto a estas bellísimas plantas.

Finalmente tuvimos todo el dia para disfrutar entre las Copiapoas y en la noche brindamos y dormimos frente al mar de Taltal, que relajo!

Viaje Abril – Día 3 Puerto Viejo a Chañaral

Jueves, 14 de abril de 2011

Acampamos frente al mar, al sur de la localidad de Puerto Viejo donde hace un mes atrás el terremoto en Japón produjo un tsunami que destruyó más de 200 casas (aquí un video de youtube).
Nos detuvimos en la misma ladera que el 16 de octubre de 2010 estaba completamente cubierta por Calandrinia sp. pero en esta ocasión sólo quedaban los restos secos de las plantas y el color púrpura de las flores ya había desaparecido por completo.


Continuamos por la Ruta Costera y disfrutamos de las extensas playas que en esta época se encontraban completamente solitarias. También aprovechamos de recorrer y disfrutar del maravilloso paisaje que a veces no apreciamos tanto por estar preocupados de los cactus.

Después de una rápida detención en Bahía Inglesa (donde termina la Ruta Costera), notamos que ya se acababa de inaugurar la ampliación de la Ruta 5 desde Copiapó a Caldera, la que también incluye el primer peaje en esta zona norte. Lamentablemente este tramo de la ruta (y como en toda zona de peajes en la carretera) no cuenta con una vía alternativa y el costo de $1.850 pesos -4 USD- sólo por 45 kilómetros ha sido cuestionado desde el primer día de funcionamiento. Este mísmo año 2011 se espera sumar el tramo a Vallenar (que obviamente también incluirá otro peaje).
Esperamos que esa inversión sea en beneficio de mantener limpio y cuidado esta angosta franja costera, la que se ve dañada constantemente por accidentes carreteros y también la contaminación que los habitantes producen en basurales clandestinos.


En las caminatas que hicimos al norte de Caldera encontramos unas pequeñas Eriosyce taltalensis ssp. pilispina (actualmente Eriosyce calderana (Ritter) Ferryman) de espinas muy finas y blanquecinas. Éstas sólo crecían entre las rocas y no en las laderas arenosas, donde muy pocas plantas sobrevivían; pero cuando uno observa en detalle, hay mucha flora y fauna de menor tamaño y que se mimetiza con el hábitat.

Esa noche acampamos al norte de Chañaral, frente al mar, entre Copiapoa cinerascens y Copiapoa serpentisulcata. Pero antes de que oscureciera, disfrutamos de un espectacular atardecer, con muchos colores rojizos reflejados en el mar y también en las grandes Eulychnias saint-pieana (ahora E. iquiquensis) que coronan las empinadas montañas costeras.

Patagoniathon día23 Santa Cruz – Lonquén

Jueves, 23 de diciembre de 2010

Desde Santa Cruz fuimos hacia Punta de Lobos, al sur de Pichilemu.
Allí fotografiamos a Echinopsis (Trichocereus) bolligeriana y Eriosyce (Neoporteria) subgibbosa y tambié colecté algunas semillas. Estas plantas sobrevivieron el tsunamit del 27 de febrero de 2010 (que fue producido por el terremoto con epicentro en Cobquecura).

Más tarde fuimos hacia el norte, en los acantilados de Pupuya y nuevamente visitamos la poblacion JA55 de Eriosyce aspillagae. Lamentablemente ya se hacen realidad los problemas más que las soluciones y nuevas casas se apoderan del territorio, junto con la erosión que ha reducido la población ha unos aproximadamente 70 individuos.


Después de Pupuya, nos fuimos directamente hacia Lonquén, donde pude reinspirarme con el amor y la esperanza que nosotros le dedicamos a éstas plantas. Así vi a Florencia, dedicadamente polinizando y admirando JA55 produciendo muchas semillas, posiblemente para algún experimento de replantación; pero aunque no se ve muy fácil la misión de conservar el hábitat, al menos la preservación de la especie la llevamos a cabo con extremo cuidado, con plantas ex-habitat y también muchas de semilla que han sido injertadas.


Copiapoathon Día 16 Chañaral a Vallenar

Lunes, 25 de octubre de 2010

Subimos al Morro Copiapó y con una vista a la Bahía Inglesa disfrutamos de un día muy fresco y nublado. El quieto ambiente era interrumpido por muchas “chicharras” (Cicadidae) que volaban lerda y ruidosamente a nuestro alrededor, mientras que algunos grandes reptiles (Callopistes palluma) las cazaban. Coloridos insectos brupéstidos (Ectinogonia sp.) abundan entre las flores y otros se cruzan al camino, como las “vaquitas del desierto” (Gyriosomus sp.).
Eriosyce (Thelocephala) odieri JA191 presentaba botones florales y muchas se veían en buen estado; pero Copiapoa marginata JA192 no mostraba mucha actividad.

Más al sur las Eriosyce (Thelocephala) odieri vive en sustratos completamente arenosos y crecen muy camufladas; pero gracias a las lluvias sus cuerpos estan más turgentes e hinchados. Algunos individuos adultos presentaban una gran espina central recta, la que es una de las caracteristicas de la variedad monteamargensis JA650.

En muchas zonas las Calandrinias cubren todas las dunas y predomina un color púrpura a toda la planicie que normalmente se cree infértil o carente de vida; pero el “desierto florido” demuestra todo lo contrario y sólo queda agradecer y admirar el espectáculo.

Rápidamente pasamos al Parque Nacional Llanos de Challe y encontramos algunas Eriosyce napina ssp challensis JA18 con sus amarillentas flores algo abiertas. Ninguna otra planta se veía muy saludable, el área se encuentra muy seca. JA19 son muy diferentes, una especie que aún nos intriga, pero por ahora -y por las cerdas en su tubo floral- la consideramos Eriosyce napina ssp. aerocarpa.
Finalizamos el día en Vallenar, última aventura junto a Florencia, quien más tarde tomó un bus con dirección a Santiago; pero ya vendrán más viajes juntos!

Copiapoathon Día 5 San Pedro de Atacama (Chile) a Maimara (Argentina)

Jueves, 14 de octubre de 2010

Cruzamos la frontera por el Paso Jama después del caos, desinformación y mala atención que SIEMPRE nos ha tocado recibir en la aduana Chilena (de San Pedro de Atacama). Sólo la impresionante geografía con volcanes y lagunas altiplánicas nos relajaron y nos hicieron olvidar malos momentos.

Por primera vez Spiniflores (Florencia y Juan) cruzamos juntos la frontera y continuamos en el estudio de las cactáceas ahora al lado oriental de la Cordillera de Los Andes.

Luego de pasar Salinas Grandes hicimos la primera detención para admirar los gigantes Echinopsis (Trichocereus) atacamensis ssp. pasacana JA319, muchas Opuntioideas, Tillandsias y la misma vizcacha (Lagidium viscacia) que fotografié el 2008. Felizmente y como lo había prometido Paul Klaassen, éste año estamos todos “juntos”, él con su pareja Angie y yo con Florencia.
Antes de la Cuesta del Lipán visitamos la localidad de Eriosyce (Pyrrhocactus) umadeave JA322, tal vez una de las especies más hermosas que hemos visto en hábitat.

Luego de diferentes detenciones llegamos a la localidad de Maimara, un quieto y bello pueblo que está frente a unas montañas muy coloridas, con diversos sustratos rojizos que nos brindaron un atardecer muy psicodelico.

Tabaco Cimarrón

Miércoles, 2 de junio de 2010

__Desde nuestros primeros viajes hemos aprendido a observar diferentes especies que viven junto a las cactáceas y que pueden resistir condiciones similares.
__El 21 de septiembre de 2005, al Este de Carrizal Bajo, Región de Atacama, encontramos un Tabaco Cimarrón (Nicotiana solanifolia Walp.). Colectamos semillas y la hemos cultivado en maceteros y también en el jardín de exterior, donde han resistido heladas y el ataque de la mosquita blanca.
__Este año ha florecido en época invernal, en junio de 2010.

__Nicotiana solanifolia

Feliz cumpleaños Thelocephala!

Viernes, 2 de abril de 2010

Florencia & Eriosyce napina ssp. lembckei El 4 de enero de 2009, en pleno verano y entre las calurosas mesetas de Freirina, región de Atacama, colectamos semillas de Eriosyce napina ssp lembckei Kattermann en una nueva localidad que catalogamos como JA516. Éstas geófitas crecen cubiertas de piedras o enterradas por la arena y es muy díficil verlas a simple vista

.
.

Eriosyce napina ssp. lembckeiLas semillas fueron sembradas en abril de 2009 y en octubre, 6 meses después, fueron injertadas en Pereskiopsis spathulata, comenzando a crecer en forma muy ascelerada. Se le alimentó con fertilizantes para floración, que son bajos en nitrógeno y altos en fosforo y potasio, por lo que la planta engordó y tomó una forma muy diferente de como son en hábitat; pero sin deformarse con etiolación o daños en la epidermis.