Entradas con la etiqueta ‘neoporteria’

Viaje Abril – Día 2 Vallenar a Puerto Viejo

Miércoles, 13 de abril de 2011

Despertamos una fría mañana, sin mucha claridad donde estábamos y menos aún con la densa niebla “camanchaca” que envolvía nuestra carpa y todos los cerros alrededor.
Disfrutámos de un rico café caliente y comenzamos la exploración caminando hacia el Este del campamento hasta llegar a una altura en la que pudimos apreciar cómo la camanchaca se retiraba y dejába a la vista el árido desierto.


Más tarde hicimos 5 detenciones; pero la que más disfrutamos fue al Oeste de Vallenar donde por primera vez logramos ver las flores de Eriosyce (Neporteria) subgibbosa ssp. vallenarensis. Junto a esta planta también crece Maihueniopsis crassispina (actualmente enlistada como sinónimo de Maihueniopsis glomerata), algunos Eriosyce crispa y una abundante y variada población de Copiapoa coquimbana.

Eriosyce (Neporteria) subgibbosa ssp. vallenarensis habita en muy pocos lugares y cuando no tienen flores se hace díficil su identificación. La especie subgibbosa habita desde la Región del Biobio hasta la Región de Atacama abarcando más de 900 km de longitud de la costa y algo del interior de Chile.

Maihueniopsis crassispina - Cumulopuntia sphaerica

Llegando a Huasco, doblamos hacia el norte por la Ruta Costera, donde disfrutamos de nuevas exploraciones principalmente para ver Copiapoas.
En la población de Copiapoa echinoides JA961, a 41 metros de altitud, se aprecian 2 formas algo diferentes entre sí. Una es de espinas más largas y abundantes, que cubren su epidermis y la otra tiene espinas cortas, en menor cantidad y apegadas a las costillas, dejándo expuesta su epidermis, tomándo un tono cobrizo al ser bronceada por el Sol (tal vez por ese motivo también fue bautizada por Ritter como Copiapoa cuprea).

Copiapoa coquimbana

Copiapoa echinoides

Copiapoa echinoides - Miqueliopuntia miquelii

Patagoniathon día23 Santa Cruz – Lonquén

Jueves, 23 de diciembre de 2010

Desde Santa Cruz fuimos hacia Punta de Lobos, al sur de Pichilemu.
Allí fotografiamos a Echinopsis (Trichocereus) bolligeriana y Eriosyce (Neoporteria) subgibbosa y tambié colecté algunas semillas. Estas plantas sobrevivieron el tsunamit del 27 de febrero de 2010 (que fue producido por el terremoto con epicentro en Cobquecura).

Más tarde fuimos hacia el norte, en los acantilados de Pupuya y nuevamente visitamos la poblacion JA55 de Eriosyce aspillagae. Lamentablemente ya se hacen realidad los problemas más que las soluciones y nuevas casas se apoderan del territorio, junto con la erosión que ha reducido la población ha unos aproximadamente 70 individuos.


Después de Pupuya, nos fuimos directamente hacia Lonquén, donde pude reinspirarme con el amor y la esperanza que nosotros le dedicamos a éstas plantas. Así vi a Florencia, dedicadamente polinizando y admirando JA55 produciendo muchas semillas, posiblemente para algún experimento de replantación; pero aunque no se ve muy fácil la misión de conservar el hábitat, al menos la preservación de la especie la llevamos a cabo con extremo cuidado, con plantas ex-habitat y también muchas de semilla que han sido injertadas.


Desierto Florido – Día 7 -

Lunes, 19 de julio de 2010

LLegamos nuevamente a la IV región de Coquimbo en donde notamos el descenso de la temperatura por lo que tuvimos que abrigarnos un poco más. Pasamos a la ciudad de La Serena y desayunamos, también cargamos combustible, fuimos al banco… toda una rutina citadina entre medio de este viaje tan acostumbrado a adentrarnos en la soledad.
Eriosyce ihotzkyanaeLa siguiente parada que hicimos fue camino al Parque Nacional Fray Jorge, donde (aún) pueden encontrarse grandes Eriosyce aurata (Pfeiffer) Backeberg, de la forma que Ritter llamo Eriosyce ihotzkyanae, grandes cactus globulares de la Cordillera de la Costa en la zona sur de la IV región. Éstos “sandillones” aún tenían frutos de la temporada pasada y también muchas semillas en su ápice. Cuando fijamos bien la vista logramos ver que habian unos insectos llamados comúnmente “chinches” (Hemiptera, Pentatomidae) taladrando y chupando las semillas.
Ya me estaba quedando sin baterias en la cámara; pero logré capturar ése llamativo momento y también tuve tiempo para tomarle una foto a Marcelo con su primer encuentro con los grandes “sandillones”.
En ésa zona crecen grandes Eulychnia acida que se confunden con los espinudos Echinopsis (Trichocereus) skottsbergii, además de Eriosyce subgibbosa ssp. nigrihorrida, con fuertes espinas recurvadas, que la hacen parecer un Horridocactus; pero su flor rosada la relacionan con el subgénero Neoporteria.
La última detención la hicimos en Pichidangui, donde vimos como crecen completamente rastreras las Eulychnia castanea y sus alargados brazos envuelven algunas Eriosyce subgibbosa, muy cerca sobreviven algunas Eriosyce curvispina var. mutabilis, que son pisoteadas por caballos que pastan en esa zona.
Aprovechamos de comer ricos mariscos y nos despedimos del mar y de este maravilloso viaje. La próxima para es el hogar.

Eriosyce subgibbosa ssp. nigrihorrida Eriosyce subgibbosa Eulychnia castanea

Hemiptera, Pentatomidae
Arribamos a Santiago al atardecer, cruzando por el centro, reencontrándose con el caos y la contaminación.
Luego, ya en casa, hay momento para una rica cena y una fría cerveza, a disfrutar editando las fotos y videos y también a planear las rutas del siguiente paseo!

Muchas gracias a Marcelo Ortíz por la invitación a este viaje y felicitaciones por sobrevivir la spini-aventura!

Marcelo Ortiz

Juan P. Acosta